un cuerpo activo puede ayudar a una mente activa

Image

La práctica del Método Pilates desde la infancia es ideal para que de mayores no tengan que reeducar su cuerpo, sino solamente mantener la evolución natural del mismo realizando posturas y movimientos responsables.


El sedentarismo y el uso de mochilas pesadas provocan pésimos hábitos corporales en los pequeños", Es por eso que los médicos derivan a algunos niñ@s la actividad física, para que de esta forma trabajen su postura y la musculatura, previniendo la escoliosis y otras enfermedades posturales. Hay que tener en cuenta que hoy en día los niños pasan muchas horas sentados, en clase, viendo la televisión o estudiando y la columna soporta más presión cuando se está sentado en una silla que cuando se encuentra de pie.


También es muy recomendable para niños con problemas de sobrepeso y obesidad. En un nivel físico, el Pilates actúa como re-afirmante del cuerpo, disminuyendo los depósitos de grasa localizada. Además, permite alcanzar una mayor flexibilidad y destreza corporal. Excelente ejercicio también, para niños nerviosos o hiperactivos con déficit de atención, ya que a través del control de la respiración, concentración, coordinación y los ejercicios de relajación pueden llegar a armonizar su mente y cuerpo.

 

En el plano emocional, permite controlar la ansiedad, captar su atención y estimular su capacidad de concentración, factor de suma importancia en esta alteración. Al alcanzar resultados positivos, el niño recupera y fortalece su confianza, repercutiendo favorablemente en su autoestima.


No olvidemos que el movimiento es el alimento de los huesos y si acostumbramos a nuestros pequeños a ello formará parte de su vida para siempre.


Frente a ello, un par de sesiones de Pilates semanales, con una duración de 45 minutos por sesión les ayudará a aumentar su fortaleza frenando los desequilibrios musculares entre muchos otros beneficios.

 

 

volver                                                                                                  ver horarios y precio

BENEFICIOS

 


Los beneficios que se obtienen de la práctica de Pilates en la infancia no sólo se quedan en el plano físico sino que se ve un gran cambio en el desarrollo intelectual, social y emocional de los niños que lo practican.


A nivel físico: el contacto con el movimiento de forma divertida y segura, el despertar o aumento de la conciencia corporal, la reeducación de las actitudes posturales incorrectas para prevenir futuras lesiones, el desarrollo de las capacidades físicas básicas: fuerza, flexibilidad, velocidad, resistencia, coordinación y equilibrio.

 


A nivel psíquico: aumenta la creatividad, la memoria, la autoestima, reduce los estados de ansiedad, se canaliza la agresividad y mejora el estado de ánimo.
Para cada edad y cada niño los objetivos son diferentes. La edad recomendada para que los niños empiecen a tomar clases de Pilates entre los 8 o 9 años.
Gracias a este sistema de ejercicios y a la creatividad del profesor pueden experimentar el movimiento de forma divertida y segura.